Nocturno agarrón-Leguleya convocatoria-Formatos y padrones-Reyes y la garantía rebelde

TAN COMPLICADA SE puso la operación tricolor para darle forma al relevo en la dirigencia estatal, que anoche saltaron pestañas y bigotes en la sesión de la Comisión de Procesos Internos que preside –casi- eternamente don Ramiro Cota; y es que los sombrerazos estuvieron más que comentables entre la dirigente del Movimiento Territorial, Xóchitl Reyes Castro y el líder de la CNOP, Antonio Valdivia.

Los malosos nos reportaron que parte de lo que motivó el agarrón entre los sectores que no han sido sometidos a la voluntad del delegado Fernando Moreno Peña, es que anoche todavía discutían si la dirigencia estatal mandaba quitar a los presidentes de los Comités Municipales tricolores en los municipios de Ojinaga, Manuel Benavides y Coyame, porque los catalogaron más que favorables a la causa de la senadora Lilia Merodio.

Estas linduras que en definitiva harán que doña Lilia se ponga hoy más ruda que de costumbre, derivaron en que la misma Xóchitl se fuera duro y directo al decir que su sector, o sea, ella misma, no estaba a favor de Omar Bazán, como varios sectores y organizaciones lo expresaron de manera –dijo- ilegal. El que se puso el saco de inmediato fue Valdivia de la CNOP, quien retó a la líder sindical para que dijera con quién estaba, obteniendo como respuesta elevada de tono que el MT se posicionaba en contra de Bazán, de los sectores que se pronunciaron de manera anticipada por el chamaco y en sí de todo el proceso de selección al que catalogó de viciado.

Para sellar con broche de oro, Kiko Martínez, enviado de Doroteo Zapata de la Central Obrera a la Comisión de Procesos Internos, dejó claro el mensaje de su líder obrero, al cerrar filas con la postura de Reyes Castro y en contra de lo que se fraguaba por parte del delegado Fernando Moreno Peña.

******

QUE CULPA TENDRÁ el niño, es el nombre de la novela en la que se desembocará el trabuco priísta por aquello de que se puede complicar el parto para el “Niño Maravilla”, Omar Bazán, a quien lo destaparon 7 sectores y organizaciones del partido, con él presente, y ello le hará un hueco tipo agujero negro a la convocatoria tricolor para la renovación de la dirigencia de la familia de Plutarco.

Le explico. No se trata ya de que Bazán Flores sea una buena o mala carta para encargarse del priísmo local, es más, se puede calificar como un político de trayectoria que conjuga en tiempo presente con gallos de la política nacional. El problema es que se les hizo un batidero que ya en el orden de lo jurídico no sólo da visos de judicializar el proceso, sino ya lo pone en el grado de la certeza.

Y como en el PRI local y federal dirán que no hay bronca con Bazán, ya sus detractores avisan sendas denuncias de inequidad en el proceso interno que pararán en los escritorios del Tribunal Electoral del Poder Judicial. En ese tránsito de los abogados y los tribunales quienes ya ven la vía como propuesta son los aspirantes Pablo “El Colega” Espinoza y la senadora Lilia Merodio, quien según los malosos ya aseguró que no dejará que se consolide una imposición del partido.

******

Y ES QUE AYER “El Colega” soltó a la culebra que parece pitón, por aquello de que no luce menor e hizo aseveraciones dignas de retratar en esta entrega columnera, que, por cierto, ya no es un rumor sino una denuncia con pies y cabeza respecto a los hechos que transgreden todo principio de equidad y legalidad por aquello de que se busca en la renovación un proceso democrático, equitativo, transparente y eficaz”; el cual fue dado al traste por las irresponsable declaraciones de algunos dirigentes de sectores y organizaciones tricolores al pronunciarse a favor de uno de los aspirantes destapándolo como candidato “único”, violando la Base SEXTA de la Convocatoria al no conducirse con imparcialidad y pronunciarse públicamente a favor de una fórmula, apuntó Espinoza en un documento que hizo público.

Así que Espinoza aprovechando el desliz ya ampliamente comentado, pidió no sólo una amonestación sino una sanción a quienes infringieron las reglas y se cancele de la convocatoria, por su probada imparcialidad, las firmas de apoyo de los sectores agrario, popular y la organización de jóvenes; es decir, sin los que ya se pronunciaron Omar Bazán se quedaría sin posibilidades de competir en la sucesión tricolor.

******

PERO OOOOTRO BRETE que enfrentará hoy la dirigencia estatal del PRI y su Comisión de Procesos Internos, es que de acuerdo a la convocatoria, este jueves deberán tener listos para entregar a los aspirantes a dirigir el Revolucionario Institucional, los padrones y formatos para solicitar las firmas de apoyo.

Según la convocatoria, los documentos deben estar listos a más tarar a las 10 de la mañana, hora en que debe iniciar a sesionar permanentemente la Comisión de Procesos Internos, pero por más que se hayan desvelado los chamacos tricolores, es casi un hecho que no los afinaron al cien por ciento y no serán entregados, por lo que muy posiblemente estarán en la antesala de un nuevo argumento para la judicialización.

Y es que el problema real no radica en los famosos formatos para recabar firmas de sectores y organizaciones, o bien de consejeros políticos o de la militancia en general, sino en los padrones de consejeros políticos, presidentes de Comités Municipales y el de militantes, porque de plano anoche todavía discutían el relevo de algunos dirigentes de diversos municipios, así como el reacomodo del Consejo Político Estatal.

******

Y MIENTRAS ESTO ocurre, todo parece indicar que los RBD´s tricolores que comandan el ex alcalde Marco Quezada y el diputado federal Alex Domínguez, terminaron claudicando ante la línea superior de apoyar a Omar Bazán, a cambio de posiciones que hasta ahora se desconocen a detalle.

Lo que sí es un hecho, nos dicen los malosos ahora ya no tan rebeldes, sino más bien institucionales y con renovada memoria partidaria, es que quien resultó ser el garante de esos acuerdos, fue ni más ni menos que el ex gobernador y actual director del ISSSTE, José Reyes Baeza Terrazas, quien sigue picando piedra los fines de semana para alinearle los astros a Bazán Flores. Dicen los enterados que al menos el compadre incómodo volvió al redil del deliciense, aunque a regañadientes pero disciplinado a final de cuentas.