Nico transparente-Tirria azulada-S.O.S. edilicio-Estadio de la discordia

SEGÚN LOS QUE más saben, la voracidad del presidente del ICHITAIP, Alejandro de la Rocha al frente del organismo transparente, trae a propios y extraños parados de pelos y bigotes, y es que hoy en la sesión que habrá de encabezar el encumbrado jefe del Instituto Chihuahua de la Transparencia y Acceso a la Información Pública, los malosos aseguraron que el chamaco dará hueso, carnita y chesco incluido a quien por varios años, por lo menos desde el 2012 a la fecha, ha sido su chofer particular.

Se trata de Alberto Estrada Durán, el cual a partir de hoy ganará 13 mil pesos libres de polvo y paja a cuenta del erario público, con el objetivo en que siga haciendo las funciones particulares de chofer como hasta ahora, lo cual incluye servicio de transporte escolar hasta para un par de menores, sin embargo, para que todo esto pueda operar se creará el puesto de Auxiliar de Presidencia.  Vaya, muy al estilo del Nico del Peje

******

LOS MALOSOS NOS comentan que ya ni siquiera los priistas le traen tanta tirria al gobernador Javier Corral, como la mayoría de las bases panistas que se siente engañadas y que les dieron atole con el dedo con la promesa de ingresar a chambear a las filas del Nuevo Amanecer, pues según agregaron las lenguas viperinas, después de más de seis meses de gestión del mandón de Palacio, decenas de currículums con sello azul aún duermen el sueño de los justos en alguna base de datos de la nueva administración, en donde el polvo virtual ha logrado hacer mella entre la militancia que se quedó esperando una llamada para incorporarse a la nómina del nuevo gobierno.

Además, los panistas de cepa andan más que cabizbajos al observar como la pugna entre grupos destrozan la de por sí menguada unidad que se respiró apenas y arrasaron las elecciones, cuestión que fue detonada por la insistencia del góber Corral en derrocar a Nacho Rodríguez de la Auditoría Superior del Estado, a pesar de haber sido electo por un órgano autónomo como es el Poder Legislativo. Tal situación, nos dicen los enterados, va a cobrar factura en la elección que se viene y que no están tan lejana, ya que aunque en el Municipio cupieron bastantitos, muchos se quedaron chiflando en la loma esperando el llamado del gobernador.

Y es que en su afán de cazar a su antecesor César Duarte y a sus allegados, a la banda completa, como les dicen, Corral no se deshizo de la burocracia tricolor que votó por su contrincante Enrique Serrano en la pasada elección, al contrario, los arropó y les puso una estrellita cada vez que alguno decidió a soplar su versión de las tropelías duartistas.

******

HABLANDO DE SUPUESTAS tropelías y demás linduras que protagonizaron el ex gobernador César Duarte y su séquito, el miedo de la mayoría de los ex funcionarios que se tradujo en decenas de amparos con tal de no pisar los hoteles de cuatro estrellas y barrotes, de plano se convirtió en un arma de doble filo que le pareció “interesante” a la secretaria de la Función Pública estatal, Stefany Olmos, quien se cansó de recopilar los nombres de los priistas amparados y ahora sí, si no tenían investigación, empezar a buscarles hasta por debajo de los dientes a cada uno de los temerosos ex funcionarios.

Así que según los malosos, esa es una de las razones de la tensa calma que se vive después de las vinculaciones a proceso del ex alcalde Javier Garfio; el ex director de COESVI, Ricardo Yáñez y de Gerardo Villegas, ex director de Administración de la Secretaría de Hacienda, quienes ven pasar sus días desde una celda del CERESO de Aquiles Serdán, mientras que Stefany y el fiscal César Peniche, andan pero bien truchas buscándole más ruido al chicharrón a los expedientes penales que se acumulan.

******

VAYA, VAYA, TAL parece que esa cercanía entre los alcaldes independientes de Juárez y Parral, Armando Cabada y Alfredo “El Caballo” Lozoya, con la alcaldesa de la capital, Maru Campos, va más allá de una alianza para gestionar recursos ante la federación, sino que según los malosos, también va en el sentido de protegerse de un golpe de estado electoral que se estaría gestando prácticamente desde que el gobernador Javier Corral asumió como tal, que es dejarles a sus allegados las alcaldías de esos tres municipios tan codiciados, pues la construcción del nuevo estadio de futbol en Juárez y la cercanía del góber con su secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, Alejandra De la Vega, va de la mano en lanzar a la empresaria como aspirante del PAN a la alcaldía de Juárez.

Mientras que en Chihuahua capital el gobernador ya traería tres gallos que le disputen la reelección a Maru: el síndico Miguel Riggs; su secretario particular, Pepe Luévano y la secretaria de Desarrollo Municipal, Rocío Reza Gallegos; en Parral mientras tanto, algún cercano al mandatario estatal no le haría el feo en intentar lazar al “Caballo”, por lo que los tres alcaldes hoy empoderados, tendrán que ponerse las pilas para no ser rebasados por el Ejecutivo.

******

Y ES QUE ese mentado estadio de futbol y su planeación, que incluso lo traían en mente mucho antes que un Plan Estatal de Desarrollo y la realización de obra pública, ha despertado sendas especulaciones que corroborarían la intención del gobernador Javier Corral de postular a la empresaria Alejandra De la Vega a la Presidencia Municipal de Juárez, ya que nadie se explica cómo es que desde noviembre, a escasas semanas de sentarse en la silla de Palacio, el góber ya andaba sobrevolando la fronteriza ciudad para ver dónde lo acomodaban.

******

EL QUE SÍ de plano dejó el corazón a un lado y le hizo caso a la razón, fue el doctor Ernesto Ávila, secretario de Salud del gobierno estatal, quien duro como es, reconoció que los pasantes de Medicina que van a los municipios serranos como residentes y se ponen en peligro de muerte, son aquellos con más bajas calificaciones, casi casi señalando que como no son tan listos que el resto de sus compañeros, son a quienes les toca lidiar con la narcoviolencia e incluso salvajismo de las bandas del crimen en las tierras calientes del estado.

******

SENTADOS CODO A codo, olvidando las diferencias por unas horas para concretar mejoras en el tema de justicia, así estuvieron ayer el fiscal César Peniche y el diputado federal del PRI, Alex Domínguez, quien además es vicecoordinador de la bancada tricolor en materia de seguridad en la Cámara de Diputados, y es que la puerta giratoria que ha detonado el nuevo Código de Procedimientos Penales que armó la federación y que destrozó a los estados, es lo que ha traído de un ala a los legisladores federales y a los fiscales de cada entidad, quienes observan cómo los policías detienen a los malandros y los jueces los liberan, uno una, sino hasta 10 veces, con eso de que no se vayan a violentar los derechos humanos de los angelitos.

Por cierto que antes de iniciar la reunión, Alex Domínguez fue apapachado por su compañero y paisano en la bancada priista, Tony Meléndez, pues por su cumpleaños, el cantante primaveral hasta le entonó las Mañanitas.