Corral con duartista-Demandas que sí pesan-El Encino a escena-El pez por su boca muere

LA TENTADORA CERCANÍA de los negocios privados y el poder gubernamental es un tema recurrente en la política; es una tradición como si fuera deporte nacional. Pero eso de que se hereden cariños empresariales de una administración a otra, cuando existe un encono del tamaño que se profesan el gobernador Javier Corral y su antecesor César Duarte, eso si es de llamar la atención.

Algunos malosos que acudieron a una cena muy exclusiva en el residencial San Francisco Country Club, no cabían del asombro al ver que Corral Jurado compartía la mesa –y las viandas- con uno de los empresarios consentidos en el sexenio duartista: Lalo González, dueño de la constructora Casas Grandes.

El evento fue hace pocas semanas; se trató, nos dicen, de un cumpleaños y aunque no hubo muchos detalles porque la lista de invitados estuvo muuuuuy restringida, los malosos observaron atentos como el gobernador del Nuevo Amanecer departió en un ambiente festivo, “tutti contenti”, junto al empresario encargado de operar la edificación del cuestionado estacionamiento de Pensiones Civiles del Estado, beneficiario de no pocas obras a lo largo y ancho del territorio estatal, como las también polémicas casas “ecológicas” que se le intentaron una y otra vez vender a sindicalizados y policías. Y qué decir de la millonaria construcción del edificio que hoy alberga al Instituto Chihuahuense de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

En la cena cumpleañera Javier Corral no tuvo escozor, ni tampoco rechazó la convivencia. ¿Habrá olvidado los postulados de su Código de Ética? Es pregunta que cuelga de un clavo.

******

LOS MALOSOS DESLIZARON que en un mes y medio, ahora sí y de una vez por todas, con eso de que algunas demandas andan en el limbo de lo legal, se consignarán ante un Juez las denuncias interpuestas en contra de los ex funcionarios de la Junta Central de Agua y Saneamiento, que a mediados del mes pasado fueron señalados por el director jurídico de la JCAS, Roberto “El Pony” Lara, por haber ejecutado obras que quedaron inconclusas, pero cuyos billetes nadie supo dónde quedaron, sobre todo en lo que respecta a la planta tratadora de Parral y también de Camargo.

Inclusive, ayer “El Pony” se paseó por los pastos de Palacio de Gobierno para irle calando el agua a los camotes, ya que también en los próximos días, interpondrá otra demanda por la vía penal en contra de los ex funcionarios duartistas que resulten responsables, por una obre similar e inconclusa que los de extracción tricolor se aventaron en Madera, así que si otra cosa no sucede y las trabas no se interponen, por allá de abril se girarán las órdenes de aprehensión en contra de los mozuelos que laboraban en la JCAS y que con licitaciones nunca concluidas, se engordaron los bolsillos con chelines del Estado

******

OTRO QUE DARÁ de que hablar la semana entrante, según nos reportaron los malosos, es ni más ni menos que el ex alcalde Javier Garfio, pues trascendió que el regidor Alfredo Chávez, panista de cepa, moverá el avispero de los supuestos actos de corrupción que al parecer también se cometieron en la pasada administración municipal, tan es así que en la próximo Sesión de Cabildo, el azulado edil pisará callos garfistas que tienen que ver, según los más enterados, con cuestiones chuecas en una de las obras insignia del ingeniero priista, el Parque El Encino.

Además, esa no es la única asignatura pendiente que trae el ex presidente municipal, sino que en una de esas y si El Encino no es suficiente, también saldrán a relucir los milloncitos que supuestamente quedaron pendientes en el malogrado Agroparque.

******

Y COMO LO que está a la orden del día son los magos de la grilla que desaparecen o desaparecieron millones de pesos, al menos eso dicen sus detractores, los malosos de las alturas revelaron que desde el centro del país están siguiendo muy pero muy de cerca, el destino del dinero que el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social entrega año con año a la entidad para que se reparta a los 67 municipios, tan es así que desde hace varios días, por estos lares aterrizaron sabuesos de la Auditoría Superior de la Federación, esa cuyos dientes sí muerden, si no pregúntenle a los ex gobernadores de Sonora y Veracruz, Guillermo Padrés y Javier Duarte, hoy perseguidos por la justicia.

Resulta y resalta que el año pasado y cuando todavía era góber de Chihuahua el villano favorito, César Duarte, el Estado recibió la nada módica cantidad de casi 1,400 millones de pesos, de los cuales se ejercieron poco más de mil, sin embargo y de nueva cuenta, nadie sabe y nadie supo dónde quedaron más de 350 melones, incluyendo un subejercicio que tuvo el municipio de Juárez por más de 100 milloncitos cuando Javier González Mocken, el suplente de Enrique Serrano, era el mandón de la frontera. Así que más de diez alcaldes norteños andan parados de pelos y pestañas ante la presencia de la ASF, pues si se ponen a buscar, nos dicen que es muy posible encuentren hasta demás.

******

EN DONDE LOS casos de presunto nepotismo están a la orden del día es el gobierno del Nuevo Amanecer, ya que los malosos soltaron el dato que en la Secretaría de Salud, en donde despacha el médico militar, Ernesto Ávila, y cuyo director Ejecutivo es el doctor Pedro Ramírez Godínez, también labora el hijo de éste último, Antonio Ramírez, del cual afirman que encabeza la Subdirección de Recursos Humanos, es decir, todo queda en familia.

******

POR CIERTO QUE quien sigue perdiendo la cordura, sobre todo ante los reporteros que cubren la fuente de Municipio es Miguel Riggs, el síndico de la capital, a quienes les exigió que subieran de nivel por preguntarle que si dónde estaba su acta de nacimiento, cuando fue él mismo el que declaró que no la tenía y por tanto no podía jugar basquetbol en algún equipo de la liga local, cuestión que detonó la risa de la alcaldesa Maru Campos y la curiosidad de los malosos, ya que él solito se puso en la guillotina de cualquiera que lo quiera derrocar, pues bien dicen que el pez por su boca muere.