Cateo en el paraíso-Pasión legislativa-¡Aaaarrancan!-Pena judicial

VAYA REVUELO QUE causó entre la gente de peluche que habita la torre Lumina, el edificio de departamentos que se ubica en la zona VIP de la capital del estado, el arribo a mitad de semana de agentes de la Fiscalía General del Estado con armas y placa, y es que según los malosos que se codean con la raza de terciopelo, la intención de los ministeriales fue catear el penthouse de la exclusiva torre, en donde al parecer habita un prominente ex funcionario de la pasada administración que encabezó el ex gobernador César Duarte Jáquez, hoy prófugo de la justicia local.

Por el momento se desconoce qué fue lo que encontraron los chicos del fiscal César Peniche, quienes pasaron las de Caín para poder ascender a lo más alto de la torre, ya que no contaban con que para llegar, es necesaria una tarjeta que por obvias razones se les imposibilitaba obtenerla, pero como la justicia no puede esperar, los agentes lograron irrumpir y concretar el cateo que permitiría ajustar más piezas del rompecabezas que significa encarcelar al oriundo de Balleza y a sus cómplices, pues al parecer se vienen más detenciones contra duartistas, en vísperas de que las elecciones ahí están ya a la vuelta de la esquina.

******

EL QUE ANDA feliz de la vida, porque tras la aprobación ayer de la Ley de Seguridad Interior seguramente le subieron sus bonos por las nubes, es el diputado federal del PRI, Alex Domínguez, quien desde hace meses comenzó a trabajar en ella como encargo especial de parte de su coordinador parlamentario, César Camacho, y es que por más que la oposición la hizo de emoción y se resistió a lo que ellos consideran la militarización de México y la violación de los derechos humanos, lo cierto es que para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto representa un objetivo que estaba trazado para antes de que culminara su sexenio.

Tal situación ha avivado la esperanza en Alex para sus aspiraciones en el 2018, en donde pretende ser el candidato del PRI a la alcaldía de Chihuahua, a sabiendas de que primero tendrá que sortear los obstáculos internos, sin embargo, los logros legislativos obtenidos podría darle más puntos en la carrera que se definirá no en el Comité Directivo Estatal que se ubica en la Dale, sino en la cúpula tricolor en donde despacha Enrique Ochoa Reza, ahora que los momios priistas andan todos con Pepe Meade.

******

EN DONDE LA telenovela cada vez se torna más pasional es en el Congreso del Estado, y es que la denuncia de acoso sexual de parte de diputados y empleados a mujeres que laboran en el Poder Legislativo y que fue hecha por la diputada del PAN, Rocío González, ha puesto a todos de cabeza en la Torre Legislativa, tan es así que una de esas, la legisladora azul decide poner una queja por violencia política, ya que algunos de sus colegas, como es el caso Alejandro Gloria del partido Verde, se le dejaron ir a la yugular y exigieron pruebas de sus dichos, sino que renuncie, por lo que a quien le tocará en los próximos días estar de intermediaria es a Ema Saldaña, la titular del ICHMUJER.

******

YA QUE ANDAMOS por terrenos legislativos, vaya que los diputados de la oposición le quieren poner lupa al Proyecto de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos que presentó en la víspera el Secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Velez. Y es que los malosos dicen que en el renglón del Poder Judicial alguien le metió pluma cuata.

De ser cierta la versión, la negocia que alcanzó Lucha Castro con su amigo el gobernador Javier Corral, estaría colocando al Tribunal Superior de Justicia con un cien por ciento de incremento presupuestal para el 2018 con relación al 2017. ¿Será que de ese tamaño es el cariño en el Nuevo Amanecer?

El que seguramente se pondría rojo de coraje, sería el encargado del despacho de la Auditoría Superior del Estado, Armando Valenzuela, quien pidió un incremento de casi el 50 por ciento y con un jalón de orejas tuvo en corto, precisamente allá en la misma Secretaría de Hacienda. Vaya, para todo hay niveles.

******

EN SUS MARCAS, listos… ¡fuera! Sí, hoy inicia de manera oficial el ansiado Proceso Electoral 2017-2018, así que los que se pondrán guapos para ser anfitriones y cortar el listón de la guerra política, son los consejeros del Instituto Estatal Electoral que encabeza Arturo Meraz, pues a la una de la tarde habrán de dar por comenzado lo que prometen ser batallas encarnizadas por el poder que estará en juego el 1 de julio del 2018, cuando no sólo sea renovada la Presidencia de la República, sino 67 alcaldías, igual número de sindicaturas y 33 diputaciones locales tan sólo en el estado de Chihuahua.

******

VAYA DOLORES DE cabeza los que están sufriendo algunos magistrados y jueces penales allá por la Ciudad Judicial que nomás no ven la luz en el Nuevo Amanecer que los tiene eclipsados con la onda civil… muy a su pesar.

Y es que aunque no parezca, entre los impartidores de justicia hay castas y niveles, porque los penalistas nunca han terminado de pasar del todo al os civilistas, y ahora que uno de éstos últimos está al frente del Poder Judicial, de plano todos los eventos son con ese corte, hasta los que pertenecen al área penal.

Pero vámonos por partes como diría Jack. Resulta y resalta que esta semana a los chamacos de la justicia se les ocurrió armar un Coloquio Nacional en homenaje al magistrado Rafael Lozoya Varela, quien es de vena penalista. Pero a uno de esos genios que ahora abundan en el Tribunal Superior de Justicia, se le ocurrió subir al Presídium a una magistrada civil que de plano no tenía idea de lo que podía decir ahí frente a los expertos en otra materia; ni siquiera el Consejero de la Judicatura que también fletaron a las sillas de honor entendía los temas a disertar por no ser de su competencia.

Pero como si fuera poco, el ponente de lujo fue ni más ni menos que un “derechohumanista” que lo más importante que vino a decirle al auditorio es que deberían usar togas y birretes para que impartieran mejor la justicia. Pero temas de fondo, nomás no hubo. Así se las gastan ahora en el Poder Judicial, donde la austeridad no la conocen para andar gastando en viáticos y pagos a conferencistas que ni chistes saben contar. ¿Y los magistrados? Ni pio dicen.