Regular
$19.09
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

Bodyguard carísimos-Burocracia en aumento-Groserías al auditor-Maru corre la pista

LO DICEN Y lo gritan en voz alta, en el Gobierno del Estado a través de la Fiscalía General, comenzaron a hacer un cochinito que si nos descuidamos se parecerá al de la “Todo Yo” Rosario Robles. Como lo lee, los chicos del fiscal César Augusto Peniche iniciaron un jugoso negocio con la renta de los permisos (portes de arma) para que los bodyguard puedan chambear en el difícil negocio de cuidar a la gente que necesita ese tipo de servicio.

Le explico, los malosos nos contaron que el Gobierno está cobrado mensualmente 37 mil pesos del águila para que los guarda espaldas anden con sus papeles en orden. De esa cantidad, salen 10 mil pesos en un cheque para pagar el sueldo del bodyguard y los restantes 27 mil pesos se quedan en las arcas estatales.

El negocio ya puso de cabeza a más de un empresario, dado que su seguridad se incrementó en costo debido a que sus escoltas tienen un sueldo aproximado de 15 mil pesos mensuales; es decir, le tienen que poner 5 mil pesos más, que si Pitágoras no miente, por elemento pagan en total 42 mil pesos.

Por ello, los que necesitan ese servicio han decidido andar más que chuecos, dado que no es costeable pagar esa cantidad de dinero por seguridad.

Se trata pues de una jugada maestra que trae a algunos de cabeza, sobre todo, luego de que se dieron cuenta que quienes manejan licencias colectivas, que cobran 6 mil pesos mensuales, están siendo presionados para que ya no trabajen. Cómo, ¿Se preguntan los malosos? La respuesta es simple, los ministeriales les ponen la cazadora y aún y cuando tienen licencia les dan pa´rriba a la camioneta y dilatan un día en aclarar que cuentan con el porte de arma. Es decir, hay que apretar por todos lados para que el negocio de la seguridad deje. ¿O no?

******

PASADOS CASI CUATRO meses de rendir posesión como presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador, tuvo que echar mano al burocratismo para poder sacar adelante sus planes de gobierno, tanto que tuvo que crearle figuras alternas a los super delegados, pues ellos solos nada más no la rifan.

Y es que es tanta la descoordinación de unos con otros, que los super delegados terminan siendo una figura decorativa, por lo que ahora, debajo de ellos, instauraron un monumento de organigrama, eso sí, diría el tabasqueño, barato.

En cada estado va a nombrar a un subcoordinador en áreas de Bienestar, Economía, Seguridad, Comunicaciones, además de un responsable del Área Jurídica, uno Anticorrupción y uno en el área administrativa, es decir, siete funcionarios más para no dejar tan solos a los súper delegados, quienes al parecer ya no podían ni con su alma.

En honor a la verdad, la administración federal se ha caracterizado en una desorganización total en los estados, tanto que los super delegados no lograron colocar a uno solo de los delegados estatales, ya que los secretarios de despacho dijeron esa boca es mía y yo los nombro, aunque se coordinen con el super delegado.

Así que ¡Viva la Burocracia! México no te acabes…

*******

HABLANDO DE INOPERANCIA y la carencia de logística por parte de la Coordinación de Programas Federales que encabeza Juan Carlos Loera, el súper delegado, a quien todavía le faltan varios censos por completar a pesar del apuro del gobierno federal, los malosos nos comentan que el próximo viernes 29 de marzo estará en Chihuahua la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, vieja conocida de los chicos de Morena, pues apenas en la elección pasada fungió como delegada del Comité Ejecutivo Nacional y fue de las impulsoras para que Loera esté donde esté como coordinador, sin embargo, trascendió que la visita no será precisamente de cortesía, sino todo lo contrario, un jalón de orejas y regaños son los que se llevarán los funcionarios federales que no logran sacar avante el jale que les ha exigido el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que lo que nomás no logran cuajar Loera de la Rosa y los suyos, son los programas de becas Construyendo Futuro y las que se otorgarán a las personas con discapacidad, censos que traen incompletos y el tiempo apremia, así que ya recuperada de la desvanecida que le tocó padecer frente a los diputados en San Lázaro, la subsecretaria del Bienestar llegará a Chihuahua en grito de guerra, a ver si no se desmaya del coraje al percatarse de los “avances” de la Súper Delegación a cargo de Loera y los ya no tan nuevos funcionarios federales.

******

OTRA GROSERÍA FUE la que se aventaron con el auditor Superior del Estado en el Congreso local, pues luego de posponer la reunión de comisiones unidas de Fiscalización, Anticorrupción y Transparencia el martes por un error en la agenda, Héctor Acosta Félix volvió a acudir ayer tempranito a la Torre Legislativa para irle dando vuelo al asunto de la nueva Ley de Fiscalización, la cual permitirá a la ASE tener el control de las revisiones de cuentas públicas, pero como los acuerdos nomás no se han amarrado entre bancadas, varios diputados no acudieron y por falta de quórum volvieron a posponer el encuentro, y es que a decir de los malosos, los priistas Omar Bazán y Rosy Gaytán se hicieron los occisos, al igual que el diputado Misael Máynez del PES y la morenista Ana Estrada, quienes dejaron plantado al auditor.

******

NO CABE DUDA que varios voces, en todos los ámbitos y rubros dentro del Gobierno del Estado, afirman que estaban mejor cuando se suponía que estaban peor, y es que los recientes ataques a policías estatales y ministeriales, así como el abandono a las viudas y familiares de los agentes caídos, han provocado el disgusto, de nuevo, de los uniformados que engrosan las filas de la Fiscalía General del Estado y de la Comisión Estatal de Seguridad, quienes añoran las épocas del exfiscal Jorge González Nicolás y del exjefe Pablo Rocha Acosta, y eso, dicen los más enterados, ya es mucho, pero mucho decir.

******
QUIEN APROVECHÓ AYER para levantar la voz y poner los puntos sobre las íes en demandar un gigantesco S.O.S en materia de seguridad, fue la alcaldesa de la capital, Maru Campos, quien participó en la reunión de la Asociación Nacional de Alcaldes con la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

La representación edilicia de 300 municipios tuvo la oportunidad de planear varios temas a la encargada de la seguridad interna del País, dividiendo las presentaciones en cuatro rubros.

Quizá el más importante fue el tema de la seguridad, y es que en Chihuahua como estado y por supuesto la capital, este renglón ya hace crisis por ser escenario de la guerra entre grupos del crimen organizado que literalmente se disputan la plaza esquina por esquina.

Aunque la presentación fue desde el punto de vista municipalista, Campos habló a nombre prácticamente de los 67 municipios de la entidad y de los 300 que integran la Asociación Nacional de Alcaldes, ante el vacío que las autoridades estatales, al menos en el caso de Chihuahua, hacen frente a esta problema obviamente nacional.
Y, para muestra un botón de ese vacío, pues mientras la ola de violencia se recrudece en los cuatro puntos cardinales de la entidad, el gobernador Javier Corral decide acudir a promover Chihuahua en Phoenix, Arizona durante dos días. Vaya coincidencia que es esa ciudad americana la que cuenta con varios de los más exclusivos y mejor diseñados campos de golf del mundo… que conste que se puso que es coincidencia.

******

QUIEN HOY PRESENTA su licencia como Visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos para acudir al Congreso y presentar su formal registro como aspirante a Presidenta del organismo derechohumanista, es Karla Gutiérrez, quien resultó ser la única mujer con ganas de levantar la mano y dirigir un ente público dominado históricamente por los hombres,
La pregunta del millón es si el tema de género ayudará en esta sucesión, en el marco de un tema, el de loa derechos humanos, tan carente en Chihuahua de verdadera sensibilidad y atingencia para proteger al ciudadano, más que a los delincuentes. Ya se verá, pues, si a doña Karla le alcanza el empuje para ir en contra de la oleada que se acomoda como tsunami favorable del juarense académico de la UACJ, Carlos Gutiérrez Casas.