* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Barbones-Pataleo en puerta-Llegan cazamapaches-Sales y Manelich aquí

SI VES LAS barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar, y eso deberán estar pensando aquellos cuyos nombres, ayer filtró la Secretaría de la Función Pública del gobierno estatal a cargo de Stefany Olmos, y es que sin empacho alguno, el Estado afirmó que los exsecretarios de Salud y Educación, Pedro Hernández y Marcelo González Tachiquín, así como los exfuncionarios de la Secretaría de Obras Públicas, formaban parte de la red de corrupción que tejió el exgobernador César Duarte, por lo que las órdenes de tacos ya comenzaron a alistarse en los juzgados locales.

También, y por enésima ocasión, volvió a saltar el nombre de Cristopher James Barousse, exlíder nacional de los jóvenes del PRI y actual coordinador del programa de regularización de vehículos “chuecos” que prometió José Antonio Meade, candidato presidencial tricolor, es decir, se trata de un pez gordo cercanísimo al exdirigente del Comité Ejecutivo Nacional priista, Enrique Ochoa Reza, lo que implicaría que su detención sería no solamente un golpe político y mediático, sino de gran ayuda para los intereses del gobernador Javier Corral en sus insistencia por capturar a Duarte, ya que el chamaco de la Santa Rosa era uno de los consentidos del oriundo de Balleza.

******

ESTA FILTRACIÓN HECHA por funcionarios del estado, porque Olmos estuvo acompañada por el fiscal general, César Augusto Peniche, no tendría nada de raro, porque esos ejercicios son más que comunes, a no ser porque ahora la hicieron grande, pública y casi como si se tratara rueda de prensa.

Esto ocurrió ayer en la ciudad de México, en el seno de la Universidad Nacional Autónoma de México, y en el marco de un foro denominado “El combate a la corrupción y el sistema penal acusatorio: el caso Chihuahua”.

Ahí tanto Olmos como Peniche se sintieron más universitarios que quienes los escuchaban y empezaron una exposición que terminó en cátedra adelantada de carpetas y expedientes que se supone, en algunos casos, por estar en curso deben guardar no solamente sigilo, sino que no deben ser mencionadas por funcionario estatal alguno.

Desde ayer mismo los seguidores del duartismo empezaron a analizar la viabilidad de aprovechar esta salida de los funcionarios del Nuevo Amanecer, a quienes poco les faltó para levantar –como ya ocurrió con el propio Antonio Pinedo- espectaculares con la imagen de los que serán próximamente buscados con órdenes de aprehensión dentro de la llamada Operación Justicia para Chihuahua. El recuerdo de esos espectaculares que mandó poner el (des) coordinador de comunicación social en el gobierno corralista terminó con tremendo regaño a hacia su persona, porque se trataba de la foto del ex gobernador César Duarte y el letrero de “prófugo” del gobierno, lo cual puso en riesgo la investigación misma. Lo de ayer sonó parecido. ¿Será?

******

Y PARA QUE no extrañe los pleitos entre el gobernador Javier Corral y el presidente Enrique Peña Nieto, será pasando las elecciones cuando el mandatario estatal reactive la exigencia de extraditar a su antecesor en la silla principal de Palacio de Gobierno, César Duarte Jáquez, y para muestras las recientes detenciones y las que se vienen, así que los últimos cinco meses de la Presidencia de Peña Nieto tendrá una piedra en el zapato: Corral insistiendo y pataleando para que suelte de su halo protector a César Duarte.

Por cierto que será en Ciudad Juárez donde el gobernador ejerza su voto el domingo, así que le tocará votar por su gallo azul en la frontera, Ramón Galindo, pues dos años después de que se rumoró que lo hizo por el independiente Armando Cabada en aquel entonces, la relación está tan desgastada, que en esta ocasión es improbable que traicione de nuevo a los de su partido.

******

HABLANDO DE CUESTIONES electorales, ya está todo listo para que el domingo, poco antes de las ocho de la mañana, tanto el INE, el IEE y las asambleas municipales instalen sus sesiones y se alisten para la jornada electoral que en Chihuahua renovará seis puestos de elección popular: presidente, senadores, diputados federales y locales, alcaldes y síndicos. Además, los malosos nos comentan que desde mitad de semana comenzaron a arribar los cazamapaches, empleados de la FEPADE que traen la consigna de no agarrar parejo, así que las estructuras partidistas deberán estar más que atentas para cuidar el voto.

******

LOS QUE SE apersonarán en Ciudad Juárez la semana que entra y ante la crisis de narcoviolencia que padece la frontera, son el Comisionado Nacional de Seguridad y el titular de la Policía Federal, Renato Sales Heredia y Manelich Castillo, quienes encabezarán junto al gobernador Javier Corral, una reunión que apuntale la coordinación entre los tres niveles de gobierno, sin embargo, todo puede cambiar y si el góber insiste en pelearse con el presidente Enrique Peña Nieto, en una de esas y cancelan, así que esa posible visita demostrará si en verdad el gobierno federal ofrecerá apoyo a Chihuahua a pesar de que Corral les está apedreando el rancho.

******

Y QUE BIEN por los funcionarios federales que vienen a plantar sus rostros en Ciudad Juárez, una tierra más que dolida por la violencia, aunque mejor sería que vengan a lanzar de las últimas brazadas (así, como si fuera competencia de natación) en la alberca de la ineficacia con la que se han manejado prácticamente todos los actores involucrados en el combate a la delincuencia. La aseveración salta cuando el Sistema Nacional de Seguridad revela que mientras los índices delincuenciales suben día tras día y mes con mes, por ejemplo, la incautación de armas a las bandas criminales se ha desplomado.

Una cifra que deja espantados a propios y extraños es que, aunque algunos defensores de Enrique Peña Nieto intentarán justificar esto con la narcoguerra de Felipe Calderón, en el actual sexenio apenas se incautaron poco más de 33 mil armas, mientras que en el del panista la cifra casi llega a las 150 mil. La comparación es ridícula.

Pero lo más aberrante es que siendo el año 2017 el que desafortunadamente resintió con mayor énfasis el repunte de la narcoviolencia después de un periodo de relativa paz posterior a la narcoguerra del 2007 a 2011, pues, se insiste que nos referimos al año pasado, el que menos aseguramientos de armas tuvo en lo que va del sexenio de EPN. Vaya, pues qué andan haciendo esos chamacos encargados de la seguridad en el País. Al menos sabemos que la próxima semana vienen a Juárez para darse una vuelta.