Apretada justicia-Hot line-Cultura misógina-Daño colateral

FINALMENTE SALIÓ HUMO blanco en el Poder Judicial. Pablo Héctor González es el nuevo Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia, luego de un intenso debate en el seno del Pleno de magistrados, donde la contienda final se cerró entre el hoy electo y el magistrado Juan Rodríguez Zubiate, quien al final mostró institucionalidad estoica para darle una bocanada de oxígeno a la justicia de Chihuahua, donde tienen ya más de un año literalmente en agonía por el constante manoseo que, al igual que en el pasado sexenio, durante la administración de Javier Corral ha sido la especialidad desde el Poder Ejecutivo.

Los acuerdos tomados entre los magistrados, donde Rodríguez Zubiate tendrá una actuación de equilibrio a cambio de la estabilidad dentro del Poder Judicial, se empezarán a sentir en las próximas horas. A la vez, los propios magistrados que no apoyaron desde un inicio al mismo Pablo González, esperan de él la actuación de un hombre de carrera judicial, que a diferencia de su antecesor Julio César Jiménez Castro, garantiza conocimiento en el terreno penal para dejar de cometer los yerros de aberrantes exhibidas en otros esferas judiciales, cuando se trataba de pasar por encima de la propia Constitución, con tal de mantener contento al mandamás de Palacio de Gobierno. El reto es alejarse de la abyección que lastimera que ha sido la marca en los últimos meses del TSJ, donde lejos de un Poder del Estado parece una Secretaría más del Ejecutivo. Eso, para empezar.

Dicen que los primeros grandes ajustes que se esperan son en las áreas de la Secretaría General y en la Administrativa, porque desde ahí se deberá enviar el primer mensaje de verdadera independencia. ¿Será?

******

DE UNO DE los conmutadores del Gobierno del Estado, pero como si de proselitismo electoral se tratara, ayer salieron sendas llamadas a miles de teléfonos celulares de los ciudadanos de Chihuahua, y es que al parecer, a alguien dentro del Nuevo Amanecer, se le ocurrió la brillante idea de utilizar la maquinaria del Estado para convocar al mitin que el gobernador Javier Corral encabezará el domingo en la Plaza del Ángel, un mensaje de viva voz y en donde volverá a despotricar contra el gobierno federal y contra el presidente Enrique Peña Nieto, acusándolos de proteger al tunante mayor y vulgar ladrón, César Duarte Jáquez.

Es de sobra decirlo que quizá el 99 por ciento de los chihuahuenses, incluyendo a varios priistas, están interesados en que el ballezano caiga y pague las corruptelas que debe, sin embargo, la obsesión y el total enfoque del gobernador hacia la captura de su antecesor en la silla de Palacio, trae a la entidad de cabeza en todos los rubros, empezando por el de seguridad, seguido por la educación, la salud y ni qué decir de la obra pública, pero como en el organigrama gubernamental esas son cuestiones que pueden esperar y pasar a segundo término, sus baterías están concentradas en su pleito con la Federación y en retar al presidente de México.

******

Y PRECISAMENTE EN ese pleitazo que ayer terminó por reventar lo que debería de preocupar, y mucho, y no al gobernador Javier Corral, pues él mismo es quien lo ha provocado junto con las intransigencias del sistema judicial del país. A quien debería traer con los pelos de punta es al ciudadano de pie, al que paga impuestos y sobrevive con el salario básico, ya que ante la actitud del mandatario estatal, quien ha dejado de lado la política para hacer grilla, sin ápice de diplomacia y hasta ha revelado acuerdos en los oscurito, la Federación, que tampoco es una perita en dulce y mucho menos una blanca palomita, seguramente tendrá su revancha, una que tendrá como afectados a los ciudadanos, no al gobernador Corral, pues pase lo que pase, él seguirá cobrando su jugoso salario y resguardado por decenas de escoltas que no los paga él, sino los bolsillos de los chihuahuenses.

******

DONDE SALTARÁN PESTAÑAS y bigotes es en la Secretaría de Cultura, donde si bien no dan buenas notas no dejan de generar escándalos. Ahora tocará el turno a la ruidosa corrida que quieren darle a Edelmiro Ponce de León como encargado del Museo de la Lealtad Republicana, mejor conocido como El Museo Casa de Juárez.

La acusación fue violencia de género al personal femenino del museo por parte de don Edelmiro, que para quienes lo conocen se quedarán con la cara de sorpresa una vez que se conozcan los detalles del expediente que se le abrió internamente y que concluye con la recomendación amplísima de correrlo, en pocas palabras, por misógino. Un nuevo escándalo para un área que no cultiva la cultura pero si mucho chisme.

******

EL QUE METIÓ la pata y hasta lo exhibió en redes sociales, no las propias, pero sí en las de Gustavo Madero, candidato del PAN al Senado de la República, es el aspirante panista a la alcaldía de Juárez, Ramón Galindo Noriega, quien desde el fin de semana pasado se puso a hacer campaña electoral y se mostró sin tapujos en un evento de don Gustavo y de su compañera de fórmula, Rocío Reza Gallegos, allá en la fronteriza ciudad, pues a pesar de que las campañas para los candidatos a las Presidencias Municipales todavía ni siquiera salen del huevo (inician el 24 de mayo), el exsenador se la pasó más que sonriente y conviviendo con los ciudadanos el sábado pasado, con todo y que ahí andaba Marko Cortés, el coordinador de los diputados en el Congreso de la Unión. Vaya, los tiempos electorales salieron sobrando para Galindo.

******

YA QUE ANDAMOS con los chicos del PAN, los malosos revelaron que serían dos las visitas que el candidato presidencial azul, amarillo y naranja, Ricardo Anaya Cortés, realice a Chihuahua durante los próximos casi tres meses que quedan de campaña electoral, sin embargo, con eso de que el horno no está para bollos en el estado, lo más probable es que el rubio queretano patee las visitas hasta que el momento político lo avale, pues primero tiene que dejarle los reflectores a su otrora enemigo y hoy compa del alma, el gobernador Javier Corral, con eso de que ambos se andan haciendo el caldo gordo contra los corruptos.

******

PARA NO DEJAR dato en el tintero grillo, quien ayer voló a la ciudad de México para demandar un apoyo que sus cercanos dicen le están regateando desde el Comité Ejecutivo Nacional de su partido, es el candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Chihuahua y actualmente diputado federal, Alejandro Domínguez, que dicho sea de paso, aprovechará su estancia allá para tocar base con el área jurídica del partidazo y reforzar su estrategia en el frente de guerra que mantiene de cara a las elecciones locales acá en el norte.

Dicen los enterados que ya hace un par de semanas estuvo tocando puertas en el centro del País el propio Alex Domínguez, pues la coordinación y los apoyos para organización y activismo electoral no llegaban a Chihuahua como era debido, ni eso ni los chelines. Ahora esperan que las condiciones cambién.