Regular
$19.15
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

Ansias de novillero-Rugido en ASE-Rurales independientes-Tricolores solidarios

NO CABE DUDA que no se pudo aguantar las ganas. Su ansiedad por el protagonismo político le impide cuidar las formas y sacrificarse por el bien común. No es otro que el gobernador Javier Corral, a quien tal parece que el cayó el saco durante el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador luego de tomar protesta, en donde el tabasqueño aseguró que no perseguirá a sus enemigos políticos, a quienes se les acusa de actos de corrupción, pues no cree en el circo mediático y sus esfuerzos serán enfocados en gobernar, no en andar correteando a su antecesor y a los suyos. Eso caló hondo en el mandatario chihuahuense, que fiel a su estilo, utilizó las redes sociales para quejarse del nuevo presidente de México y cavar, aún más, esa zanja entre el gobierno estatal con el federal.

Y es ese afán de protagonismo, de quejarse y pelearse con quienes no está de acuerdo, lo que al gobernador enloquece y emociona, ya que en lugar de hacer política por el bien de sus gobernados, él prefiere confrontarse y enviarle mensajes al jefe del Poder Ejecutivo federal, al afirmar que difiere por completo con el “pacto de impunidad” al ya expresidente del país, Enrique Peña Nieto. Así que quienes estuvieron al pendiente del discurso de López Obrador en el Congreso de la Unión, refieren que lo que debió haber escuchado Javier Corral, es lo que Andrés Manuel dijo del circo mediático que representa “perseguir” la corrupción, pues a dos años de que asumió como gobernador, su vida se le ha ido en corretear y quejarse de César Duarte, mientras la entidad se le cae a pedazos.

******

POR CIERTO QUE el gobernador Corral no se quedó solamente en la arremetida contra Andrés Manuel López Obrador, sino que de pasada barrió con su propio partido, Acción Nacional, del cual en las entrevistas que logró dar en el Centro del País durante su estancia de fin de semana, apuntó que para él es lastimoso que Acción Nacional simple y llanamente no está preparado para enfrentar políticamente al gobierno federal que el sábado empezó su gestión.

Criticó Corral, a su estilo, que el PAN se perdió, al menos sus legisladores y representantes de cúpula, en la repartición de puestos y salarios, y los acusó que no entendieron la derrota del pasado primero de julio. De hecho fue más allá al sostener que “se están agotando las posibilidades dentro del propio partido para enfrentar de buena manera este momento y todo este poder que se ha anunciado”. Por último, la reflexión sobre el alcance de las palabras del gobernador Javier Corral quedan sobre la mesa, pues apuntó que “cada vez veo más agotadas estas posibilidades de transformación dentro del propio PAN. Esta última reconfiguración que se está haciendo en el partido pues así lo confirma: un partido en el que están ganando las competencias de los que tienen la posibilidad o tienen más dinero, aunque no tengan ideas”.

******

PARA NO DEJAR tela sin cortar, ya es 3 de diciembre y en Chihuahua no se ha instalado el Consejo de Seguridad que se supone debe armar el gobierno del estado en coordinación con el superdelegado Juan Carlos Loera, para que éste último lo encabece y coordine las acciones en materia de seguridad entre Chihuahua y la federación.

No solamente Chihuahua desoyó la instrucción del nuevo gobierno federal, algunas entidades más se resisten a compartir, mucho menos ceder, el poder de la seguridad pública al gobierno de AMLO. Este fin de semana hacia el interior de la chavalada de la Cuarta Transformación se discutió si se definían por una denuncia penal en contra de gobernadores y fiscales rebeldes por obstrucción de ejercicio de funciones de autoridades federales, o de plano les dan una ampliación del plazo para ver si recapacitan. El reloj avanza y no se le ven muchas ganas de cambiar, al menos al titular del ejecutivo en Chihuahua.

Y es que vale decir que, como Corral, algunos gobernadores decidieron interponer un Controversia Constitucional en contra de la injerencia de los superdelegados en el control de la seguridad pública de sus respectivos estados, pero lo cierto es que la criminalidad rebasó por derecha y por izquierda a prácticamente todas esa administraciones locales, y para muestras habría que contar la decena de muertes que entre sábado y domingo se registraron en ciudad Juárez, incluyendo una masacre en un bar donde sicarios abrieron fuego a diestra y siniestra logrando ejecutar a cinco personas.

******

PORQUE HACER UN ridículo en redes sociales no basta, el gobernador Javier Corral mandó al senador Gustavo Madero y a la diputada Paty Terrazas a hacer uno doble: salir con pancarta en mano para quejarse de la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador del perdón y el olvido a los corruptos de antaño. Ahí, mientras el tabasqueño hablaba, los legisladores chihuahuenses y exmiembros del gabinete corralista, mostraban su descontento en una cartulina. Los malosos aseguran que esto apenas empieza, y que la relación entre gobernador y presidente será igual que en los últimos dos años: pésima.

Por lo pronto, ayer el que será el delegado federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera, le envió un mensaje al góberbastante breve y conciso: “coincido con el C. Gobernador Javier Corral Jurado, le toca al estado de Chihuahua estar en un nivel de máximo entendimiento con la federación, siempre respetando su soberanía”, escribió el diputado, en clara alusión a ese constante golpeteo que le encanta al mandón de Palacio.

******

TAL COMO LE habíamos adelantado en este mismo espacio desde hace semanas, de que la molestia de Armando Valenzuela por no haber sido ratificado como auditor Superior del Estado costaría caro, los malosos nos comentan que así fue, y es que desde que se supo en agosto que Héctor Acosta sería el reemplazo de “El Oso”, al exauditor le empezó a valer tres cacahuates lo que sucedía en la ASE y las cuentas públicas, por lo que el nuevo titular de la Auditoría, quien ayer asumió como tal, encontró un batidero que le saldría caro a Valenzuela.

******

LA RENOVACIÓN DE cinco presidencias seccionales en el municipio de Chihuahua dejó un mal sabor de boca a los morenos, quienes el sábado andaban felices de la vida con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder. Y es que los chicos de Morena no se llevaron ninguna, sino que los verdaderos ganones fueron los aspirantes que se aventaron al ruedo por la onda independiente y sin el respaldo de algún partido político, como son los casos de Toño Mendoza en Ciénega de Ortiz; Luis Tarango en Colonia Soto y Sergio Vega en El Saúz, que aunque independientes, son cercanos a la alcaldesa Maru Campos.

Mientras que en un intercambio político, el PAN se quedó con la comunidad de Guadalupe de la mano de Indalecio Jurado, un expriista, y a su vez, el PRI revivió un poco con la victoria de Carlos Ramos, expanista por cierto, en el poblado de El Charco. Así la historia de la renovación de seccionales que ayer despertaron a los chicos de Morena en la capital. Por cierto, el único que sacó la cara por los priistas fue Fermín Ordóñez, con esfuerzos aislados, pues el dirigente estatal, Omar Bazán, anda más preocupado por defender su pellejo ahora que la andanada federal viene por él.

******

EL COLMO DE la ineficacia en la administración pública del gobierno estatal fue lo que sucedió a finales de semana, en donde el dirigente del PRI Municipal, Fermín Ordóñez, exhibió a la dirección del Departamento de Educación Física de los SEECH, cuyos jefes optaron por solicitar el uso del gimnasio San Pedro que se ubica en las instalaciones tricolores, ahí en el Centro de la ciudad, pues las instalaciones del Gobierno del Estado, del que dependen los SEECH, tienen un costo de recuperación. Vaya, ni entre los del nuevo amanecer se echan la mano, así que la directiva del PRI les dijo que sí.