Alex con permiso-¿Y Lilia?-Empalmado amanecer-Poca Lucha

AYER LOS TRICOLORES de Chihuahua anduvieron más que activos en el centro del País presentando sus respetos al nuevo aspirante a Tlatoani y elegido presidencial, José Antonio Meade, quien se la ha pasado entre comidas, cenas y uno que otro desayuno recabando las simpatías públicas de la militancia VIP del partido al cual no pertenece pero que lo lanzará –eso espera el chaval y sus amigos- directo a la residencia oficial de Los Pinos.

Los malosos nos reportan que uno de los que tocaron base y posaron para la fotografía con Meade fue el diputado federal Alex Domínguez, quien no desaprovechó el encuentro para replantear a los mandones de la familia revolucionaria sus aspiraciones personales acá en la capital del Estado. Y no es que Domínguez haya pinponeado con Meade el tema, de ninguna manera, sino que tuvo sus cinco minutos de catarsis con el dirigente nacional Enrique Ochoa y, acompañado del coordinador de los legisladores en San Lázaro, César Camacho, hablaron de la aspiración de Alex para ser el candidato a la Presidencia Municipal de Chihuahua.

Nos cuentan que Domínguez puso sobre la mesa la intensión del partido a nivel local de impulsar al senador Patricio Martínez y dejar en el camino las aspiraciones del resto de los tricolores alzados y nos dicen que el chamaco salió más que contento porque la dirigencia nacional hizo lo que Pilatos y le permitió a correr en esa pista a todo aquél que tuviera piernas y ganas. Así de libres y participativos salieron los priístas. ¿Será?

******

OTROS QUE POSARON con Pepe Meade, fueron los senadores del norte del País, donde aparece Patricio Martínez, Joel Ayala y varios más junto a su futuro candidato presidencial, con quien cenaron anoche en un encuentro en el que solamente faltó –y hasta ahora se desconoce si justificó la inasistencia- Lilia Merodio.

Dicen los malosos que uno de los padrinos de la senadora juarense, Joel Ayala, estuvo muy al pendiente de la mesa norteña con Pepe Meade y Enrique Ochoa, por lo que la inasistencia de Merodio bien pudo estar explicada, más no justificada, por aquello de la liturgia priísta que en esos casos debe seguirse al pie de la letra y sin saltarse ninguna coma.

******

QUIÉN SABE SI utilizará el don de la omnipresencia, pero es bastante raro que el gobernador Javier Corral no vaya a acudir al partido de la final de vuelta del Ascenso MX en Ciudad Juárez, en donde los Bravos recibirán a los Alebrijes de Oaxaca para definir al campeón del Apertura 2017, a sabiendas de que apenas el torneo pasado, andaba más que emocionado y hasta con la camiseta puesta, además de que el equipo es propiedad de su secretaria de Innovación y Desarrollo Económico, Alejandra de la Vega, la empresaria del fucho que también le entra a la política y que según los malosos, el góber quisiera de candidata del PAN a la alcaldía de la fronteriza ciudad.

Y es que el partido, que se jugará a las 8 de la noche, prácticamente se empalma con el encendido del árbol navideño por parte de Corral Jurado, evento previsto para las 7:30 de la noche y que, a decir de la coordinación de Comunicación Social, dependencia que ya hasta mandó boletín del programa, confirma que el mandatario estatal será quien encienda la Navidad en la capital del estado, así que el gobernador se perderá el partidazo que en caso de que ganen los Bravos, les otorgaría medio boleto a la Primera División del futbol mexicano, cuestión que sin duda le daría un punch tremendo a la figura de Alejandra, a quien Corral quiere como alcaldesa de Juárez, pero que ella misma ya lo habría desdeñado. ¿Será acaso que por eso al góber no le importó empalmar el encendido con la final del Ascenso?

******

YA QUE ANDAMOS con cuestiones del Poder Ejecutivo estatal, hoy de nueva cuenta está prevista otra manifestación de conductores de Uber, quienes luego del asesinato de una de sus colegas, Alma Rosa Trillo, se apersonaron el lunes al mediodía al exterior de Palacio de Gobierno, en donde estacionaron sus vehículos y con los claxon a tope, exigieron ser atendidos por el gobernador Javier Corral o que de plano se les otorgue la seguridad necesaria para ejercer su chamba, sin embargo, ante los oídos sordos del mandatario, esta tarde, los choferes de dicho servicio de transporte privado están planeando volver a la calle Aldama para ser escuchados, y es que tampoco ha caído bien la exigencia de parte de la Fiscalía General del Estado y del Congreso local, comenzar con un registro, una especie de base de datos, que los conductores ven como una forma de recaudación a expensas de ellos.

******

HABLANDO DE PROTESTAS y todas esas linduras que genera el desgobierno, quienes ayer de plano cancelaron la toma de Palacio de Gobierno como rechazo al aumento en los feminicidios, fueron las chicas que tenían previsto manifestarse en la sede del Poder Ejecutivo, lo que despertó la curiosidad entre los malosos por preguntar dónde está Lucha Castro, la otrora férrea activista que gritaba “¡ni una más!” en la Cruz de Clavos, cuando los asesinatos de mujeres ocurrían durante las administraciones de los ex gobernador José Reyes Baeza y César Duarte, la misma que se rasgaba las vestiduras y se vestía de naranja para exigir mayor seguridad hacia las féminas. La misma que hoy, desde el Consejo de la Judicatura Estatal, ha prolongado su silencio desde que su amigo, el gobernador Javier Corral, se encumbró en la silla, y es que por más que a las mujeres las sigan matando, actualmente para Lucha no pasa nada.

******

PENOSO Y SIN palabras, lo ocurrido ayer en la avenida la Cantera, cerca de las instalaciones de la Universidad Tecnológica de Chihuahua, en donde un individuo amenazó a uno de nuestros reporteros gráficos que tan sólo hacía su trabajo, cubrir un choque contra un poste que protagonizó un alumno de la institución, pues así sin más, cuestionó al reportero de qué en medio trabajaba, y al contestarle que en Entre Líneas, el sujeto le espeta un “ya valiste madre”. Así las cosas contra los trabajadores de los medios de comunicación, que son amenazados y amedrentados por recabar la información, y es que qué se puede esperar, cuando desde el discurso oficialista se les denosta y critica cuando algo no les parece.