* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION
 

Un acuerdo secreto de juego limpio futbolístico se conoce 25 años después

El 13 de diciembre de 1992, el FC Barcelona (España) y el São Paulo FC (Brasil) jugaron la final de la Copa Intercontinental de clubes de fútbol dos días después de que sus respectivos directores técnicos, Johan Cruyff y Telê Santana, sellaran un pacto entre caballeros.

El argentino Juan Carlos Loustau, que arbitró ese encuentro, ha relatado al diario deportivo Marca los detalles de ese acuerdo sin rúbricas 25 años después. Cruyff y Santana colocaron sus manos derechas una encima de la otra y decidieron que, si cualquiera de sus jugadores no respondía al buen fútbol que ambos fomentaban, lo sacarían de la cancha.

El entrenador brasileño invitó al colegiado a que se sumara a ese acuerdo y “yo también puse la mano”, evocó Loustau. Ese fue el momento cumbre de un pacto secreto que el fútbol no había conocido hasta hoy.

Johan Cruyff y su ‘Dream Team’ del FC Barcelona, 1999 / Gustau Nacarino / Reuters

Otros testigos

El acontecimiento se produjo en el hotel de Tokio (Japón) donde se alojaban ambos clubes. Durante esa velada, los entrenadores charlaron más de cuatro horas mientras bebían abundantes tazas de café y estuvieron acompañados por algunos de sus jugadores: Hristo Stoichkov, Michael Laudrup, Pep Guardiola, Ronald Koeman y Andoni Zubizarreta por parte del club español; y Muller, Palinha, Raí, Cerezo, Cafú y Zetti como representantes del cuadro brasileño.

Durante el encuentro, ambos equipos jugaron de forma limpia, según la filosofía de sus preparadores. El Barcelona se adelantó con un gol de Stoichkov, pero el São Paulo remontó gracias a dos tantos de Raí y se quedó con el trofeo.

Telê Santana falleció en 2006 cuando tenía 75 años y Johan Cruyff en 2016, con 69. Sin embargo, Juan Carlos Loustau conserva en su memoria ese momento de ‘fair play’ como si hubiese sucedido ayer.

Fuente: RT Noticias