Equipos alemanes juegan en condiciones incompatibles con el fútbol

Este domingo la ciudad alemana de Colonia fue tomada por sorpresa por una copiosa nevada. Las condiciones climáticas estuvieron a punto de obligar a cancelar el partido de la Bundesliga entre el equipo local y el Friburgo, que terminó con un reslutado de 3-4. Pero los trabajadores del estadio RheinEnergieStadion hicieron todo lo posible para mantener el campo en condiciones más o menos aceptables para el juego y el encuentro pudo disputarse, aunque empezó con 30 minutos de retraso.

Para el Colonia, que cierra la clasificación de la Bundesliga, el partido era muy importante, pues el Friburgo, antepenúltimo en la tabla, es un rival directo. Los locales se adelantaron desde los primeros minutos y marcaron tres goles en la primera media hora del partido, cuando la nevada se intensificó y el colegiado decidió interrumpir el encuentro.

Los trabajadores del estadio hicieron todo lo posible para retirar la nieve del campo y los jugadores pudieron volver al césped.

Tras el reinicio el Friburgo remontó el resultado adverso con un ‘hat-trick’ del exjugador del Bayern Nils Petersen, que marcó en el minuto 39, y ya en la segunda parte en el 90 y 95 gracias a dos penas máximas que supusieron el empate y la victoria para su equipo. El segundo tanto de los visitantes lo anotó Janik Haberer en el minuto 65.

Durante el partido se vivió un episodio gracioso cuando ni el árbitro ni los jugadores podían encontrar el punto de penal en el minuto 16. El penalti, a favor del Colonia, fue concretado por Girassi, que puso el 2-0 en el marcador.
Ese mismo día en Moscú se disputó otro partido pasado por nieve correspondiente a la Liga Premier entre CSKA y Spartak, ambos de la capital rusa. No obstante, a diferencia de Alemania, para el invierno ruso estás condiciones meteorológicas son más que habituales.

El encuentro, que se jugó en el estadio Otkrytie Arena, terminó con victoria del Spartak con un marcador de 3-0.

Fuente: RT