Regular
$19.15
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

Un asesino prófugo por 25 años es atrapado gracias al ADN de su tía

El caso de Sophie Sergie, una joven que fue brutalmente asesinada en Fairbanks (Alaska, EE.UU.) en 1993, finalmente ha sido resuelto, según informó The Washington Post. El hecho, que se convirtió en uno de los más sonados de ese estado, era un misterio sin resolver que parecía no tener culpables.

Sergie, de 20 años, se encontraba visitando a una amiga en la Universidad de Alaska Fairbanks. El 26 de abril de 1993, poco después de la medianoche, la chica salió de la habitación de su compañera para fumar. Al día siguiente fue encontrada muerta en la bañera de otro dormitorio: había sido agredida sexualmente, apuñalada varias veces y tenía un disparo en la parte posterior de la cabeza.

Los investigadores recorrieron el área y entrevistaron a los estudiantes del lugar, incluyendo a Steven Downs, de 18 años, y a su compañero de habitación Nicholas Dazer. Ambos negaron tener conocimiento del crimen.

La Policía logró recuperar una muestra de ADN del posible agresor, pero en ese entonces Alaska carecía de la tecnología para el procesamiento adecuado de este tipo de muestras. En el año 2000, cuando el FBI diseñó un perfil del sospechoso, no se encontraron coincidencias en la base de datos de la agencia y el caso llegó a un callejón sin salida.

El año pasado, una unidad policial especializada en casos sin resolver reanudó la búsqueda del asesino, esta vez valiéndose de un método moderno conocido como genealogía genética. Este utiliza el historial genético familiar para identificar a personas y se ha popularizado para reconstruir árboles genealógicos. De este modo, se comparó el material de la escena del crimen con DNA de posibles familiares del asesino y los resultados arrojaron el nombre de una mujer de apellido Downs, tía del mismo adolescente que había estado presente en la noche de asesinato.

Recientemente, los expertos visitaron a la familiar de Downs y tomaron una muestra de material genético de su mejilla, el cual coincidió con la evidencia rescatada del cuerpo de Sophie. Fue así como el pasado 15 de febrero las autoridades lograron la captura de Steven Downs, de 44 años, en el estado de Maine, en el noreste del país. El criminal fue acusado de agresión sexual, asesinato y de ser prófugo de la justicia. Posteriormente será llevado a Alaska, donde se enfrentará a otro jurado.

Fuente: RT