Las mujeres son más propensas a contraer diabetes a causa de roles de género, denuncian ONGs

Según la Federación Internacional de Diabetes (FID), más de 200 millones de mujeres viven actualmente con esta enfermedad y está previsto que la cifra aumente hasta 313 millones para 2040. Se trata de la novena causa de muerte entre mujeres en el mundo, y causa 2.1 millones de muertes cada año.

Dos de cada 5 mujeres con diabetes están en edad reproductiva y se prevé que la enfermedad puede afectar a uno de cada 7 nacimientos. En la mitad de los casos, la diabetes gestacional desaparece, pero en la otra mitad la mujer puede desarrollar diabetes tipo 2 entre 5-10 años después del parto.

Datos del estudio Di@bet.es, realizado por el CIBERDEM muestran que el 29.8 por ciento de las mujeres entre 61 y 75 años padece diabetes (cifra que asciende a un 41.3 por ciento una vez superados los 75 años).

Mientras que entre los 15 y 34 años hay un 17 por ciento más de mujeres que padece diabetes en relación a la cifra de hombres con esta enfermedad.

SER MUJER, UN RIESGO ADICIONAL

Ante esta situación, una campaña impulsada en España este año anima a “actuar hoy para cambiar el mañana”, promoviendo la importancia de un acceso asequible y equitativo a las medicinas y tecnologías esenciales, educación para el autocontrol e información para todas las mujeres en riesgo o que viven con diabetes.

Aunque el diagnóstico precoz no es cuestión de sexos, sí que es una prioridad “aún más en el caso de las mujeres, ya que tienen mayores dificultades para el acceso a los sistemas de salud en muchas partes del mundo pero también en nuestro país”, señala Mercedes Galindo, enfermera especializada en educación diabetológica en el Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid.

Y es que, tal como denuncian distintas organizaciones, “la dinámica de poder, los roles de género y las desigualdades económicas influyen en la vulnerabilidad a la diabetes que tienen las mujeres al exponerlas, por ejemplo, a una dieta y nutrición deficiente, a la inactividad física y a un retraso en la conducta de búsqueda de atención sanitaria”.

Como destaca la doctora Sonia Gaztambide, presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (FSED), “las mujeres son más vulnerables a esta enfermedad porque están más expuestas a los factores de riesgo“.

Además, las mujeres sufren una peor evolución porque el pronóstico de una enfermedad cardiovascular en ellas es más desfavorable.

En esta línea, la doctora María Ángeles Martínez, jefa de Endocrinología del Hospital San Pedro de Logroño (capital española del #DMD2017), añade que “las mujeres presentan unos síntomas de enfermedad coronaria más atípicos o casi inexistentes y acuden a los servicios de urgencias de forma más tardía, complicándose con el hecho de que las pruebas para el diagnóstico son menos precisas que en los varones”.

A todo ello hay que sumar los roles de género, pues “las mujeres siguen ejerciendo en muchos casos papeles tradicionales como el de llevar la casa, los hijos, los padres, y al tiempo trabajar; conciliar todo esto es una meta casi imposible y si añadimos a esto una patología crónica como la diabetes se les hace muy difícil seguir el tratamiento y las actividades de prevención”, comenta el presidente de la FEDE, Andoni Lorenzo.

Fuente: Sin Embargo