Regular
$19.09
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

¡Fascinante!, hidropaneles que extraen agua del aire

En Jamaica, el agua embotellada a menudo se considera una necesidad y en el pabellón infantil del Hospital Universitario de West Indies, centro médico situado en la capital Kingston, el agua del grifo no es segura para aquellos niños que tienen sus sistemas inmunológicos comprometidos y tampoco está disponible de forma confiable, según informa la revista Fast Company, publicación mensual de negocios estadounidense.

Pero ahora este hospital está abandonando el agua embotellada porque cuenta con una nueva fuente de agua potable, limpia y fácilmente disponible: un sistema denominado Source (fuente, en inglés) que utiliza hidropaneles situados en el techo del edificio y alimentados por energía solar, para extraer la humedad del aire y conseguir de ese modo el preciado líquido.

Los nanomateriales alojados dentro de cada hidropanel absorben el vapor del aire atmosférico de manera pasiva y luego, la energía fotovoltaica impulsa el agua hacia un depósito donde se le agregan minerales para optimizarla y darle sabor. Finalmente es enviada por tubería a grifos del interior del edificio, según Fast.

“No solo estamos resolviendo el problema del agua potable, sino también reduciendo los residuos plásticos”, señala el doctor en Ciencias de los Materiales por el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cody Friesen, director ejecutivo (CEO) de Zero Mass Water (ZMW), la empresa que ha instalado esta tecnología en el hospital jamaicano, dentro del programa Caribbean Climate Smart Accelerator, que busca construir infraestructuras resistentes en la región.

Los veinte paneles situados en el techo del hospital pueden producir casi 800 galones (3.000 litros) de agua potable al mes, más de lo que necesitan los pacientes, según Friesen, que también es profesor de la Universidad Estatal de Arizona (ASU), en Estados Unidos.

“Estamos presentes, además de en Jamaica, en otros 20 países, incluidos EU Canadá, México y Ecuador”, confirma a Efe Kaitlyn Fitzgerald, responsable de Marketing y Comunicaciones de ZMW, desde la sede de la compañía, en Scottsdale, Arizona (EU).

En EU hay instalaciones compuestas por distintas cantidades de paneles interconectados y funcionando, por ejemplo, en una casa Berkeley (California); en una escuela primaria en Glendale (Arizona); y un centro para desastres de Whisper Valley (Austin, Texas).

También hay equipos instalados con decenas de hidropaneles y operando en un granja en Hunter Valley (Nueva Gales del Sur, Australia); en una escuela primaria en Tanna (Vanuatu, Oceanía); en una fundación para mujeres en Samburu, Kenia; en un hotel en Quezon City (Filipinas) y en una estación de bomberos en Utuado (Puerto Rico), informa Fitzgerald.

El doctor Cody Friesen ante dos hidropaneles Source. Foto: EFE/Zero Mass Water
AGUA A PARTIR DEL AIRE Y LA LUZ

Los hidropaneles crean agua potable directamente a partir del aire y la luz solar, gracias a una combinación de termodinámica, ciencia de materiales y tecnología de controles y sensores, sin necesidad de suministro eléctrico, tuberías ni infraestructura de servicios públicos, con una eficiencia sin precedentes y en una gran variedad de niveles de humedad, según ZMW.

El sistema produce agua en todo momento, recibiendo su energía de los paneles solares cuando brilla el sol, y de una pequeña batería, durante los días nublados o por la noche.

El vapor de agua del aire ambiental se introduce en este sistema a través de unos ventiladores y un material especial lo adsorbe, es decir lo atrae y retiene en su superficie, según ZMW.

Después, el agua pura experimenta una desorción, es decir, retirar el fluido previamente adsorbido, en un sistema hermético y se condensa dentro del equipo. Ya en estado líquido y potable, el líquido fluye hacia el reservorio, donde es mineralizada, pasando a través de un cartucho, antes de dispensarla mediante un grifo.

Imagen de unos hidropaneles situados en la escuela Copper King Elementary ubicada en Phoenix, Arizona, EU. Foto: EFE/Zero Mass Water
Este proceso de mineralización proporciona al agua los niveles perfectos de electrolitos para que produzca una adecuada hidratación a quien la bebe y un sabor perfecto, según informan desde ZMW.

PROCESO CONTROLADO DE FORMA DIGITAL

Los hidropaneles trabajan interconectados unos con otros mediante una configuración denominada “red de malla” digital, y un sistema de sensores monitoriza continuamente la calidad y producción del agua, para garantizar que sean óptimas, indican los inventores.

La “red de malla” trasmite la información a una ‘app’ para dispositivos móviles, mediante la cual el usuario puede conocer, en tiempo real, datos como el nivel de esterilización del agua mediante ozonización (sistema que no deja ningún residuo en el líquido) y su grado de mineralización (la cantidad de calcio y magnesio que lleva disueltos), agrega la misma compañía.

Imagen de la zona Gundy Memorial Hall en Australia, donde están dispuestos numerosos hidropaneles. Foto: EFE/Zero Mass Water
El objetivo es que cada persona en cualquier rincón y clima del planeta puede crear un agua potable y de buen sabor, proporcionándole un acceso independiente y una fuente ilimitada y sin cortes a ese líquido vital, fuera de la red de servicios, según ZMW.

Cada matriz estándar de Source contiene dos paneles hídricos o hidropaneles de aspecto similar al de un panel fotovoltaico, que miden cada uno 1.2 por 2.4 metros, y extraen el vapor de agua del aire mediante un sistema alimentado por energía solar. Después lo convierten en agua, siendo capaces de producir de 4 a 10 litros diarios de líquido, dependiendo de la luz solar y la humedad.

Los hidropaneles tienen un depósito de 30 litros, donde el agua es almacenada, mineralizada mediante unos cartuchos compuestos de calcio y magnesio, y mantenida limpia para que tenga un sabor óptimo y sea saludable, indica la empresa.

Fuente: Vanguardia