De la ficción a la realidad

Los personajes de ficción tal como se los conoce tienen una raigambre en los inicios de las civilización. Todo pueblo antiguo creó su propio cosmogonía de seres, con poderes por sobre los mortales, que explicaban fenómenos naturales. En el mundo moderno, ese espacio fue tomado por súper heroes, dibujos animados y otros seres fantásticos.

Y estos personajes acompañan desde la infancia, ¿quién no soñó tener los poderes de Superman o la belleza de Jessica Rabbit, por nombrar algunos? Bueno, algunas personas no se quedaron solo en el deseo, sino que decidieron pasar por el quirófano para parecerse a ellos, pero ¿por qué lo hacen?

“Considero que en casi todos los casos como estos hay cuestiones psicopatológicas de fondo en la personalidad. Una cosa es un imitador, que por medio de artilugios teatrales (dramáticos) construye un personaje real o de ficción. Allí estamos ante algo lúdico, en donde nos transformamos en otro por un rato, pero simbólicamente: se trata de representar algo o a alguien por un lapso de tiempo vía diferentes técnicas psicodramáticas, pero luego volver a ser nosotros mismos”, explicó a Infobae el psicólogo Gervasio Diaz Castelli.

Pero cuando se ingresa en el terreno de personas que atraviesan trasformaciones reales en su cuerpo e intentan pasar a ser otro, “ya estamos en la fronteriza de una despersonalización peligrosa, que sin duda en casi todos los casos habla de un profundo déficit en la construcción de la identidad, de la personalidad y del Yo de esa persona”.

“El Yo (lo que soy) es una construcción histórica que se va conformando con los modelos familiares, con el amor y el cariño y el reconocimiento de los padres o cuidadores hacia ese niño: intentar pasar a ser otro, en imagen o en pensamiento, sin dudas habla de un déficit en la construcción de ese YO. En muchos casos de estos estamos ante serios trastornos de personalidad, patologías fronterizas, border o incluso algo psicótico en donde ese otro imitado hace de parche ortopédico de una identidad que no pudo conformarse”, agregó el especialista. Y finalizó: “Ese otro, entonces, pasa a darme un ser, una identidad o personalidad que no pudo armarse en la estructura de personalidad de esa persona. En síntesis, estamos ante un problema de salud mental. No digo en todos los casos, pero sin duda que sí en su mayoría”.

HERBERT CHAVEZ – SUPERMAN

La vida del filipino Herbert Chávez cambió para siempre a los 4 años. Sentado en la poltrona vio como un hombre que volaba evitaba que un helicóptero se estrelle contra el suelo. Era Superman The Movie (1978), la película que abrió el universo de los personajes de cómics en la pantalla grande. Hoy, con 39 años, se considera el “mayor fan del mundo” del Hombre de Acero y para demostrarlo pasó 26 veces por el quirófano, durante dos década, para transformar su rostro.

“Superman siempre fue mi obsesión. Siempre fue mi sueño ser igual que él e hice todo lo posible para serlo. La primera operación fue en 1998, cuando me operé la nariz para que no fuera tan redonda”, comentó en su humilde casa de la provincia de Laguna, al sudeste de Manila.

Entre otras cosas, se retocó la nariz, labios, barbilla y cadera. Foto: Infobae

Entre otras cosas, se retocó la nariz, labios, barbilla y cadera, aunque todavía, asegura, quiere seguir pasando por el bisturí: “Todavía me queda alargarme las piernas para parecerme aún más, porque soy filipino y por lo tanto no soy muy alto. Y ponerme ojos azules, por supuesto. El dolor para mí no es ningún obstáculo. Haberme convertido en Superman es mi regalo para todos los filipinos”

Además, ostenta el Record Guiness al mayor número de figuras y objetos relacionados al Hombre del Mañana, con 1 mil 253 artículos certificados, aunque él apunta que “en realidad son unos 5 mil”.

VINNY OHH– EXTRATERRESTRE ASEXUADO

Con solo 22 años, Vinny Ohh, el transformista nacido en Los Ángeles, California, llegó a todos los medios luego de revelar su aspecto tras la última operación para convertirse en un “marciano asexuado”.

En total, ya gastó alrededor de 50 mil dólares en ¡110 cirugías! y otros tratamientos estéticos, aunque este no es el final, porque asegura que invertirá otros 150 mil para que le remuevan sus genitales y pezones.

También utiliza lentes de contacto negros. Foto: Instagram @vinnyohh

Todo comenzó hace solo un lustro, con una cirugías de nariz y retoques en su frente y mejillas. “No quiero que la gente piense que quiero transformarme en una mujer. Lo que quiero es verme como un híbrido. Ni un hombre ni una mujer. Quiero que mi exterior refleje cómo me siento en mi interior”, explicó.

ANASTASIYA SHPAGINA – PERSONAJE DE MANGA

La cultura otaku dejó de ser una novedad hace mucho tiempo, pero para algunas personas es algo más que un consumo cultural. Anastasiya Shpagina es una fanática del manga, los cómics originarios del Japón, desde la infancia.

Anastasiya Shpagina es una fanática del manga. Foto: Facebook Anastasiya Shpagina

A sus 24 años, la ucraniana -que se hace llamar Fukkacumi– todavía no pasó por el bisturí, aunque piensa hacerlo apenas pueda para cambiar la forma de sus ojos de manera permanente, como también reducir su cintura.

Entonces, ¿cómo logra esa apariencia? Luego de desayunar, todas las mañanas, dedica una hora a maquillarse. Sí, todos los días. Esa obsesión, sin embargo, le generó un público fiel en las redes sociales. Solo en Instragram tiene 1.7 millones de seguidores.

VALERIA LUKYANOVA- BARBIE

La ucraniana Valeria Lukyanova surgió en las redes en 2012 y, en la actualidad, cuenta con más de un millón de ‘me gusta’ en Facebook y más de 436 mil followers seguidores en Instagram.

Valeria Lukyanova Foto: Facebook Valeria Lukyanova

La moldava, de 31 años, aseguró que solo se colocó implantes mamarios, pero que el resto de su cuerpo es natural y que debe su figura escultural al entrenamiento y una dieta especial.

En 2013, la cadena Vice realizó el documental Barbie Espacial en el que retrataron su vida. Además, se desempeña como DJ ya ya tiene dos discos en el mercado.

ROBERTO ALVES- KEN

El brasileño Rodrigo Alves ahorra todo lo que puede de su trabajo como auxiliar de vuelo para parecerse “verse mejor”. En la actualidad vive en Londres y, se estima, que gastó alrededor de 250 mil USD en 30 cirugías plásticas, como liposucciones e implantes abdominales, según la revista People.

Rodrigo Alves en el después y antes. Foto: Infobae.

“Nunca fue mi objetivo verme como el muñeco Ken, esto fue un sobrenombre que mis amigos y la prensa me dieron y el cual no me molesta para nada. Sólo quería ser una mejor persona y realmente lo soy”, dijo Alves, de 33 años.

Tras su decisión de retocarse hay una historia de sufrimiento: “Solía ser gordo, deforme y me acosaron a muerte hasta la adolescencia, hasta el punto que decidí reinventarme a mí mismo”.

PIXEE FOX – JESSICA RABBIT

Obsesionada con la novia de Roger Rabbit, dejó su trabajo como electricista en Suecia para mudarse a Carolina del Norte, Estados Unidos, donde se sometió a 15 operaciones para tener una cintura de 40 centímetros de circunferencia.

Pixee Fox, la sueca que quiere ser como Jessica Rabbit. Foto: Instagram @pixeefox

A sus 27 años, ya gastó casi 100 mil dólares en el quirófano, entre sacarse costillas, retocarse la cara, agregarse busto y cola. “Me estoy transformando a mí misma, dejo de ser una persona para convertirme en un dibujo animado. Esos personajes representan la idealización del cuerpo de la mujer”, explicó el Daily Mail.

“Quiero-tener la cintura pequeña, el trasero, pechos grandes, ojos grandes y una cara muy bonita. Ese es mi sueño”.

Fuente: Infobae