Conoce al jugador de baloncesto adolescente más alto del mundo

jugador-adolescente-baloncesto-mas-alto-mundo-banner-696x364

Un día, Robert Bobroczky podría convertirse en el jugador de la NBA más alto de todos los tiempos. Por ahora, es un adolescente de 2,31 metros de altura de origen rumano que está disfrutando ahora al máximo en una escuela de Ohio, mientras que se sumerge en una nueva cultura, informó

Su altura es lo que más destaca de él. Pero no es lo único que hace este joven. A sus 16 años, este adolescente conocido como “Big Rob” asistirá a la Grand River Academy en Ohio, el socio académico del Instituto Spire, debido a sus buenas notas; y habla cuatro idiomas con fluidez: rumano, inglés, húngaro e italiano.

“Obviamente es único”, dice Bobby Bossman, su entrenador en el Instituto Spire, y entrenador olímpico. “Su trabajo es realmente impresionante. Le pides que haga cualquier cosa, y siempre consigue hacerla.”

Hace unos años, Bossman vío vídeos del joven e inmediatamente quedó intrigado. Por aquel entonces Robert medía 2,20 m, y el entrenador enseguida notó que su potencial no tenía límites.

Se puso en contacto con él y con su familia por teléfono y a través de Skype, acordaron una visita. Robert viene de una familia de jugadores de baloncesto. Su padre jugó en el equipo nacional de Rumanía con George Muresan, el jugador más alto de la historia de la NBA con 2,31 m.

{keyword}

Después de pasar los dos últimos años en el club italiano Stella Azzurra, Robert se ha unido al Spire. Su entrenador, Bossman, alaba con entusiasmo sus habilidades: su suave tiro en suspensión, su habilidad en el poste y sus potentes manos.

En la práctica, Robert impacta con los triples. Aún así, el Spire le está dejando que se familiarice tranquilamente con su nuevo entorno y con la velocidad de juego. Como programa independiente, participa con escuelas públicas y privadas, incluso en equipos universitarios, de todas partes.

“Lo vamos a utilizar de vez en cuando”, dijo su entrenador. “El año que viene, que estará en plena forma”.

Bossman dijo que para entonces Robert probablemente haya alcanzado casi los 100 kilos. De momento, no llega a los 90. Está muy delgado, pero avanza a buen ritmo, adaptándose a su alto y desgarbado cuerpo.

{keyword}
Facebook

“Le digo que no me importa si consigue un punto o coge un rebote”, dice Bossman. “Queremos que se sienta cómodo, que se divierta y de todo lo demás se encargará él mismo.”