* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Científicos ‘hackean’ mentes para resolver conflictos imposibles

El psicólogo y exsoldado israelí, Eran Halperin, y su equipo del Centro Interdisciplinario Herzliya creen que el conflicto palestino-israelí es un ‘laboratorio natural’ que podría servir para estudiar cómo resolver los enfrentamientos eternos desde la psicología.

Halperin y su equipo han descubierto algunos mecanismos sorprendentes que pueden ayudar allí y en otros lugares en los que las posiciones políticas se han enquistado y el conflicto parece irresoluble, como por ejemplo en el conflicto de los independentistas de Cataluña.

Numerosos experimentos en el terreno, que recopila este jueves el diario español El País, nos muestran por qué no funcionan muchos de los enfoques habituales a la hora de resolver conflictos. Los experimentos en la calle, entre ciudadanos israelíes y lejos del control de su laboratorio han tenido frutos.

Lo importante es encontrar el camino, o el truco psicológico, que ayude a “descongelar” la mentalidad de los bloques. Por ejemplo, el pensamiento paradójico ayuda con los más radicales porque evoca bajos niveles de desacuerdo: no les llevan la contraria de forma directa, un enfoque erróneo que ya se sabe que será contraproducente. No despierta esa disonancia en el cerebro porque no pone en tela de juicio su sistema de creencias, sino que simplemente deja en mal lugar la imagen de su grupo, lo que invita a replantear cómo mejorarla.

Un error habitual, explican, es el de animar a ponerse en el lugar del otro. En lugar de eso, sí resulta muy efectivo ver que los otros se ponen en el lugar de uno. En distintos experimentos se ha observado que los sujetos se abren más a buscar la paz cuando se les muestra a líderes o personas destacadas del bloque enemigo haciendo autocrítica y dando la razón a los contrarios en algún aspecto.

Por otra parte, creer que el cambio es posible aumenta la probabilidad de que el cambio ocurra. Es mejor explicar que la gente puede cambiar, que el cerebro es extraordinariamente flexible y se adapta y que incluso los líderes más radicales han sido capaces de alcanzar acuerdos de paz.

A pesar de muchos estudios que señalan que es casi imposible cambiar de opinión, este equipo cree que es perfectamente posible con el enfoque adecuado.

Fuente: HispanTV