* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

11 inventos tecnológicos que fracasaron estrepitosamente tras ser lanzados como grandes novedades

Era Thomas Edison aquel que dijo que “para inventar, necesitas una buena imaginación y una pila de chatarra”. Al calor de la creatividad, la infinita curiosidad humana, la resolución de necesidades e incluso la serendipia han surgido fabulosos aparatos e inventos que marcaron historia. La lista de aquellos grandes descubrimientos que cambiaron la historia es muy larga: desde la rueda al arado, pasando por la pólvora, la imprenta o la máquina a vapor, sin olvidarnos de la anestesia y de la penicina o del teléfono y el nacimiento de Internet.

Sin embargo, toda cara de la moneda tiene su cruz, y en las últimas décadas, a la vez que hemos vivido colosales avances e incluso exitosas creaciones descubiertas por accidente, también hemos asistido a batacazos de la era electrónica, grandes fracasos tecnológicos e inventos de vida fugaz que no lograron satisfacer la demanda de los consumidores o que no estaban destinados a revolucionar la vida cotidiana de los usuarios.

Hoy echamos la vista atrás para ver algunos de inventos tecnológicos que supusieron todo un fiasco. Ya se sabe: unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

Xybernaut Poma

Sonaba mejor en la teoría que en la práctica: Xybernaut Poma es un particular wearable que vio la luz en el CES 2002, con la idea de que los usuarios pudiesen llevar encima una especie de consola portátil, convirtiéndose en algo parecido a cyborgs. Sin embargo, su carácter práctico se reducía a cero, ya que resultaba incómodo llevarla encima y además, su coste de 1.500 dólares no estaba al alcance de todos los bolsillos. En definitiva, uno de los inventos que fracasaron estrepitosamente.

Nokia N-Gage

Esta consola pertenece a una etapa cuasi-experimental de Nokia, allá por el comienzo de la década de los 2000. En los albores del siglo XXI la marca, por aquel entonces reina del mercado, decidió competir con la Game Boy Advance de Nintendo lanzando una consola portátil -una fusión en realidad entre consola y teléfono- que resultó ser un absoluto desastre, pese a tener rasgos anticipados a su época. Bautizada como Nokia N-Gage, este dispositivo nacido en 2003 fue calificado como práctico e incómodo por parte de los usuarios, que no se engancharon a a su escaso catálogo de juegos ni alabaron su diseño.

MSN Direct Smartwatch

Este smartwach diseñado por Fossil y Swatch veía la luz en 2004 y brindaba a los usuarios información acerca del clima, la bolsa y noticias internacionales. Foto: TicBeat.

Otro de los incomprendidos de la época y coetáneo del invento anterior. Este smartwach diseñado por Fossil y Swatch veía la luz en 2004 y brindaba a los usuarios información acerca del clima, la bolsa y noticias internacionales. A esta información se accedía mediante una suscripción mensual de 9, 99 dólares. El equipo integraba la tecnología para objetos inteligentes Spot -por sus siglas en inglés-, concebida para integrarse con diversos gadgets, de los que el MSN Direct Smartwatch fue el primero en recibirlo. Las repercusiones no fueron las esperadas. De hecho, fue todo un fracaso tecnológico.

Microsoft Zune

En la época dorada de los reproductores de MP3, Microsoft decidió lanzar Zune en el año 2006, con el principal objetivo de pelear contra el famoso iPod de Apple, que se confirmó como el claro rey del segmento, y que un lustro después ya amasaba el 77% de la participación del mercado, motivo por el que Microsoft no dudo en retirar este gadget. Entre sus inconvenientes, la configuración era menos amigable que la del iPod, no brindaba alternativas más allá y era incompatible con Linux y Mac.

Playstation EyeToy

Cuando la Playstation EyeToy salió para Playstation 2 en 2003, las webcams se estaban convirtiendo en un fenómeno popular que ya estaba presente en numerosos ordenadores de mesa. Este dispositivo consistía en una cámara que permite que el jugador interactúe con lo que aparece en la pantalla. Sin embargo, la escasa comprensión de los usuarios por aquel entonces y la compatibilidad con pocos juegos convirtieron esta potente idea en otro fiasco tecnológico.

Squircle

Retomando la nsotálgica moda del MP3, otro de los primeros reproductores en llegar al mercado fue el Squircle, un dispositivo terriblemente mal diseñado con la espectacular capacidad de 0 gigabytes y que por tanto, precisaba una tarjeta SD externa que debía comprarse por separado para poder escuchar música. Mirándolo por el lado bueno, de todo se aprende y quizás a raíz de la queja de los usuarios los fabricantes comenzaron a lanzar más gagdets con memoria. Todo un fracaso tecnológico.

Clippy

El asistente virtual acuñado por Microsoft en 2010 con el fin de convertirse en el gran “Ayudante de Office” tuvo un feedback totalmente negativo por parte de los usuarios: cada dos por tres incordiaba realizando preguntas innecesarias y apariciones estelares inoportunas. De hecho, hacía que el procesador de textos Word cambiara al formato carta siempre que escribíamos la palabra “dear”. Entre sus “hitos”, la revista Time incluyó a este molesto asistente entre los 50 peores inventos de la historia.

Nintendo Virtual Boy

La gigante de los videojuegos Nintendo se atrevió a apostar de forma primigenia por la realidad virtual allá por 1995 lanzando Nintendo Virtual Boy. Esta consola noventera de Nintendo tenía 1 MB de memoria RAM y mostraba una experiencia 3D de la época, que como puedes apreciar en la imagen, despierta entre morriña y ternura. Cabe destacar que su precio elevado y solamente contaba con 14 juegos. Se convirtió en enferma terminal casi desde su nacimiento, ya que ni siquiera llegó a Europa y pasó como un pestañeo por el mercado: su Game Over llegó menos de un año después de ver la luz.

Barcode Battler

Ostenta el dudoso premio de ser considerada la consola portátil más fea e inútil e la historia. Barcode Battler se asomó al mundo en el año 1992 y sólo contaba con un juego integrado en sus entrañas, consistente en enfrentarse a enemigos a través de un lector de códigos de barras. Lo curioso más curioso de todo es que proporcionaba tarjetas vírgenes para que tú pegaras un código de barras. ¿Parece bizarro, no? Desde luego, un invento tecnológico que fracasó.

Samsung Galaxy Note 7

Samsung es una de las grandes líderes tecnológicas de nuestro siglo, pero no las tuvo todas consigo cuando el incidente del Samsung Galaxy Note 7 copó todas las portadas del momento: tras conocerse que sus baterías se incendiaban y ardían pidieron disculpas y retiraron el dispositivo del mercado, sufriendo pérdidas situadas en 6.000 millones de dólares. Hoy en día ya tienen nuevos buques insignia y se han recuperado del batacazo.

Apple Pippin

Los de Cupertino se atrevieron a lanzar al mercado una peculiar consola de videojuegos que pese a su potencial no tuvo el respaldo de la fiel legión de fanboys de Apple. Su nombre era Pippin, lanzado por Bandai. La escasez de juegos y la escasa comercialización para la época provocaron que pasase como una estrella fugaz por las vidas de los usuarios, en parte debido al auge de la Playstation poco tiempo después de su irrupción. Steve Jobs finiquitó el proyecto en 1997.

Fuente: Sin Embargo