* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Vecinos piden un memorial para “Benito”, el “Hachi” de Aguascalientes

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, un claro ejemplo de ello, es Benito.

“Para mí Benito representaba la palabra libertad, representada la palabra lealtad, representaba la palabra fuerza, representaba la palabra corazón, Benito era todo eso, tenía todos esos adjetivos amorosos”, comentó Armando Palomas, cancionero de Aguascalientes.

Benito era el perro de un algodonero que vivía en la calle González Saracho, en la zona Centro; hace aproximadamente cinco años su dueño falleció, pero Benito jamás se fue del lugar en donde vivían.

“Retomando la película japonesa de Hachi, fue la historia de Benito, pero aquí en Aguascalientes; empecé a investigar al señor, vendía algodones de azúcar y andaba por las iglesias de San Marcos, San José, San Diego y San Antonio… Cuando muere el dueño, el perro empieza a hacer el mismo recorrido, pero ya sin el señor”, declaró Jerry López, asesor de imagen.

“Siempre tuvo la esperanza de encontrarse en la calle a su dueño, él nunca dejó de caminar porque siempre tuvo la esperanza de volverlo a ver y sabía por dónde tenía que caminar para encontrárselo”, aseguró Fabiola López, diseñadora.

Los vecinos lo adoptaron y se cooperaron para cuidarlo, para algunos fue su compañía en momentos difíciles o de reflexión.

Y es que Benito, además, era el guardián del salón y los departamentos, impidiendo que personas extrañas se acercaran.

“Como entra y sale mucha gente, había mucha robadera, pero llegó Benito y eso se acabó”, mencionó Jerry López, asesor de imagen.

Benito falleció el pasado miércoles dejando una enorme tristeza entre los habitantes de la calle Agustín R. González.

“Queremos que el mismo pueblo, el mismo barrio, los locatarios, juntemos llaves para poder hacer un pequeño Benito de bronce en ese lugar donde él siempre vivió, donde murió y dónde queremos que siga vivo, queremos que sea una historia de lealtad, que es un ejemplo para muchos humanos pensantes”, finalizó Armando Palomas, cancionero de Aguascalientes.

En su lugar preferido se colocó una fotografía, en donde los vecinos pasan y colocan flores. Benito, para ellos, fue un amigo fiel que dejó una clara lección entre los humanos de cómo el amor y la lealtad va más allá de la muerte.