Hospital cumple último deseo de paciente: ver a su perro

Peter Robson, un hombre de 70 años enfermo de fibrosis pulmonar en estado terminal, vio cumplido su último deseo en sus últimas horas de vida: poder ver y acariciar a su perro Shep. A pesar de que en el Ninewells Hospital de Dundee, Escocia, está prohibida la entrada de mascotas, por esta vez se hizo una cariñosa excepción antes de que muriera, informó Europa Press.

Shep ha sido el inseparable compañero de Peter Robson desde la muerte de su esposa, hace ocho años. Pero cuando tuvo que quedar ingresado en el hospital, se temió que jamás volvería a verlo. La familia, viendo la preocupación del hombre, se puso en contacto con la dirección del hospital para pedir un permiso especial y que el señor Robson pudiera despedirse de su adorada mascota.

La nieta de Peter, Ashley Stevens, estaba en el preciso momento del último encuentro entre ambos amigos, y lo grabó con su teléfono móvil y lo subió a su cuenta de Facebook. Esta es la enternecedora escena del último adiós de Peter y Shep junto a toda su familia:

Desgraciadamente, ese mismo día Peter Robson falleció. Al menos la familia tiene el consuelo de haber pasado las últimas horas todos juntos, incluido Shep, el gran compañero de Peter. Descanse en paz.