¡Nos fuimos de vacaciones!

Y como los malosos también esperan la llegada de Santa y los regalos, nosotros haremos lo propio y nos leeremos los primeros días de enero.